Popularidad y necesidad de los principios cooperativos en tiempos de crisis

El jefe de la Unidad de Cooperativas de la OIT habló a cerca de las implicaciones que las cooperativas están teniendo alrededor del mundo, debido a la crisis económica y social ocasionada por el Covid-19. Dijo que las cooperativas son parte fundamental de la recuperación en todo el planeta.

El medio cooperativo británico Coop News está realizando un especial con publicaciones de voceros del movimiento cooperativo alrededor del mundo, y quisieron dar inicio a esta gran iniciativa con las declaraciones de Simel Esim, jefe de la Unidad de Cooperativas de la Organización Internacional del Trabajo – OIT.

Allí, el dirigente habla sobre cómo salen a relucir los valores cooperativos en tiempos de crisis, cómo la crisis económica afecta de manera directa a las cooperativas financieras, y también sobre cómo las cooperativas minoristas de alimentos, que solo son una pequeña parte en el mundo, han asumidos con responsabilidad la heróica labor de proveer y abastecer las ciudades y urbes del mundo. También habla sobre cómo las pequeñas industrias cooperativas luchan cada día por sobrevivir a la quiebra y cómo las cooperativas son parte esencial de la cadena productiva. Aquí las declaraciones:

“Históricamente, los valores de cooperación, mutualismo, autoayuda y solidaridad son testigos de un aumento de la popularidad en tiempos de crisis, incluidos accidentes financieros, desastres naturales y conflictos. Dicha popularidad se manifiesta en tres formas principales: primero, como un creciente interés en las cooperativas existentes y las instituciones más amplias de economía social y solidaria (ESS); segundo, en la creación y expansión de tales instituciones; y tercero, en la reutilización de las instituciones existentes con nuevas misiones. 

En torno a la crisis financiera y económica mundial, las personas se inclinaron por las cooperativas existentes. Esto condujo a un aumento en la membresía y la rotación, especialmente en las cooperativas de ahorro y crédito y las cooperativas alimentarias, como se señala en este informe de la OIT. Las respuestas a la crisis financiera argentina incluyeron la creación de nuevos tipos de instituciones como las «empresas recuperadas». Los trabajadores se hicieron cargo de los negocios en bancarrota y los transformaron en cooperativas de trabajadores, cientos de ellos continúan existiendo de una manera financieramente sostenible hasta el día de hoy. 

Durante la crisis de la deuda griega surgieron una serie de nuevas iniciativas de autoayuda y mutualismo, desde cooperativas sociales y de trabajadores hasta jardines comunitarios y cocinas comunitarias. Las cooperativas y otras instituciones de economía social y solidaria también pueden transformar sus funciones existentes o ampliarlas durante las crisis. Este ha sido el caso durante epidemia de salud pública como el SIDA. También ha sido el caso en los esfuerzos de ayuda y reconstrucción después de desastres naturales y en entornos posteriores a conflictos. 

Ante la pandemia y sus consecuencias, las actividades comerciales para muchas cooperativas y las instituciones más amplias de economía social y solidaria (ESS) han sufrido en todos los sectores. A medida que los fondos cambian a emergencias, otras causas sufren. Los bloqueos significaron el paro total o la disminución de las actividades para muchos. En tales casos, el acceso adecuado a las medidas de ayuda del gobierno, donde existan, puede ser crítico. Las organizaciones cooperativas y las instituciones de apoyo a la ESS tienen un papel que desempeñar en tales casos, al proporcionar orientación sobre opciones legales y financieras. También tienen un papel de defensa que desempeñar con los gobiernos. 

En algunos casos, sectores como el comercio minorista de alimentos, donde abundan las cooperativas en muchos países, han experimentado un aumento. Las cooperativas minoristas han implementado medidas relevantes de seguridad y salud ocupacional para la seguridad de los trabajadores y los miembros, e implementado apoyo financiero para el cuidado de niños para los trabajadores, salarios más altos, bonificaciones por trabajar bajo riesgo y otras medidas. Algunas de estas medidas podrían extenderse más allá de las crisis inmediatas, especialmente el cuidado de niños.

Durante este período también aumenta la provisión de liquidez de las cooperativas de crédito y cooperativas financieras a los miembros afectados. Se han puesto en marcha fondos de solidaridad e iniciativas de crowdfunding para apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas locales y a las personas vulnerables. No está claro si estos fondos estarán sujetos a plazos o continuarán en el mediano a largo plazo. Su continuación ayudaría a construir un ecosistema propicio para las cooperativas y la ESS más amplia. Algunas iniciativas de la OIT que trabajan con cooperativas e instituciones de ESS en países en desarrollo también están estableciendo fondos de solidaridad adaptando sus planes de trabajo. 

Únase a la conversación, lo invitamos a compartir este artículo.

Send this to a friend