Solidaridad y resiliencia, claves tras el COVID-19